COMIDA COCINADA- COMIDA MUERTA- COMIDA MUERTA-CUERPO MUERTO

Etiquetas

diario (3) lácteos (2) recetas (1) videos (2)

martes, 12 de julio de 2011

arcilla la tierra curativa

ARCILLOTERAPIA

UN POCO DE HISTORIA


La tierra, el barro, la arcilla, ha constituido desde la más remota antigüedad uno de los remedios naturales más accesible, útiles y apreciados por hombres y animales, que han recurrido a ella en cualquiera de sus formas, para tratar muchas enfermedades.

Los egipcios la utilizaban para la momificación de sus muertos. En la tradición de distintos pueblos y civilizaciones, consta el uso de diferentes clases de arcillas, barros y tierras, aplicadas por el hombre en la medicina popular, ya sea exteriormente (emplastos, baños, etc.) como ingeridas en dosis adecuadas.
La historia ofrece múltiples datos sobre la aplicación y el éxito obtenido por este importantísimo elemento. En la Historia Natural del romano Plinio el Viejo (23-79 a.C.), obra que fue considerada durante 1.500 años como base imprescindible del saber médico, se habla de una tierra blanca, recogida en las colinas de Nápoles y de gran acción curativa.
La arcilla de Nubia era utilizada en fracturas y era parte de la farmacopea egipcia. Los griegos utilizaban vendas endurecidas con arcilla para sostener fracturas. Avicena, médico reconocido, cuya cuna fue el mundo árabe, y el griego Dioscórides, la reconocieron y utilizaron ampliamente.
Galeno e Hipócrates le reservaron un lugar importantísimo. El primero describe su viaje a Lemnos para observar y estudiar las aplicaciones exitosas en los casos de disentería y otras enfermedades digestivas y también en infecciones.
Extensamente utilizada en veterinaria, se observa a través de la historia como el uso varía desde la aplicación de emplastos, hasta colocar al animal en un recinto con el piso de tierra removida y humedecida continuamente. Pisar este barro y revolcarse en él producía el efecto deseado.
El efecto antiséptico-antibiótico de las arcillas, es el más sorprendente y apreciado. El Dr. Castro, conocido naturista español, describe como, no hace tantos años, tras la muerte de alguna persona por enfermedad infecto-contagiosa, era enterrada con todas sus pertenencias. Estas eran utilizadas tiempo después sin ningún problema, al haber quedado perfectamente desinfectadas por la acción microbicida de la tierra.
La Geoterapia, a pesar de sus comprobadas acciones en gran cantidad de enfermedades, fue relegada como muchas otras terapéuticas accesibles y naturales.
Los primeros trabajos contemporáneos, corresponden a Sebastián Kneipp, al que se suceden personalidades como Kuhne, Just, Felke, todos a finales del siglo pasado. Sus importantes aportes son fuente de estudio en las últimas décadas, teniendo la geoterapia un gran impulso sobre todo en los últimos años, habriéndose paso claramente en la cultura "medicalizada" actual.
En Francia, los principales profesionales actuales son Ribolet y Vivini, y entre los naturópatas no médicos están Montovani y Dextreit.



COMPOSICIÓN QUÍMICA Y MODO DE ACCIÓN

No hay una sola arcilla, sino varias; también sus análisis pueden ser extremadamente diferentes.
Damos como dato ilustrativo información del Centre National de la Recherche Scientifique (Francia):
Datos correspondientes a bióxidos, trióxidos, etc., y en partes por millón:
Sílice: 31,14 a 41,38
Alúmina: 40,27 a 48,13
Hierro: 0,11 a 0,77
Titanio: 0,47 a 1,89
Calcio: 0,05 a 0,13
Sodio y Potasio: 0,25 a 0,85
Magnesio: vestigios
Comparamos con otro análisis que corresponde a una arcilla verde:
Sílice: 49,10
Alúmina: 14,68
Hierro: 6,60
Titanio: 0,70
Calcio: 9,63
Magnesio: 3,60
Sodio: 0,29
Potasio: 4,80
Como se puede observar, los componentes son similares, pero los porcentajes varían según el origen de la arcilla.
Sin embargo, estas diferencias no modifican los efectos terapéuticos principales.
En efecto, El poder antiinflamatorio y cicatrizante se debe al sílice y a la alúmina, cuya proporción siempre es muy elevada sea cual fuere la arcilla.
Este alto contenido en sílice y alúmina en la forma de silicato de aluminio, la convierte en un excelente cicatrizante. El poder absorbente se debe a que está formada por partículas microscópicas de 1 a 2 micrones de diámetro, que presentan la cualidad de atraer en toda su superficie diferentes clases de sustancias: gases, toxinas, bacterias.
El mecanismo de acción, se puede explicar mejor desarrollando el concepto de absorción que presentan las arcillas. Esto significa que tienen la capacidad de fijar , retirando de la solución todo tipo de sustancias, lo que tiene gran utilidad tanto en medicina como en la industria química y de la alimentación.
En el campo de la medicina, este poder le permite captar elementos no utilizables en la digestión, así como productos de desasimilación o de descamación, sea en suspención en los líquidos orgánicos o penetrando en los pliegues en los órganos digestivos.
Un ejemplo ilustrativo: 5 gr de arcilla bastan para decolorar completamente 10 ml de una solución de agua al 0,1% de azul metileno.
Se trata también de sustancias con un cierto grado de radiactividad, pero esto no alcanza a explicar la "inteligencia" de las arcillas; parecen dirigirse allí donde está la patología, sobre todo en uso interno.


FORMAS DE APLICACIÓN

La arcilla puede aplicarse de diversas maneras.
Resumiremos los grupos principales:
Uso Externo:
En el caso de que la aplicación se haga sobre la piel directa o indirectamente (por mediación de una gasa fina si se tratara de una zona vellosa):
En el caso de aplicaciones locales, se emplearán las cataplasmas, envolturas y vendajes. Se basan en la preparación de la arcilla con una consistencia tal que permita extenderla sobre una tela en una capa de 1 - 2 cm de grosor, que se aplicará por el lado de la arcilla directamente en la zona a tratar, cubriéndolo todo con una tela más gruesa, para que se fije bien durante el tiempo indicado ( de una a tres horas, o hasta que se seque la arcilla) y conservando así el calor natural para mejorar el efecto terapéutico.
En forma de cataplasmas, la arcilla cura las heridas, las contusiones, los reumatismos, los eczemas, pero cada uno puede probarla sin demasiados riesgos en la gran mayoría de las enfermedades. Para tratar enfermedades internas, colocar la cataplasma en la zona del órgano en tratamiento (pulmón, intestinos, hígado, etc.) En algunos casos el tratamiento debe ser seguido algunos meses.
Utilizar agua tibia en caso de problemas artrósicos articulares, o cuando el caso lo indique.
Consultar con el naturópata profesional para evitar problemas en este punto si hubiera dudas.
Uso interno:
Disuelta adecuadamente para mejorar el sabor, o para que este potencie la acción curativa deseada (zumos de frutas, vegetales, etc.)
Algunos naturópatas la recomiendan en lavativas y gárgaras.
En el uso interno hay que informarse más concretamente sobre las indicaciones y su dosificación. En general se disuelve una cucharada chica en medio vaso de agua mineral.
Tomarla lejos de la digestiones (en ayunas), en cantidades chicas y en períodos de tratamientos alternando con descansos.
La arcilla será un potente tónico de diversos órganos (hígado, bazo, estómago, intestinos) absorbiendo la flora microbiana patógena, las toxinas, los gases, las fermentaciones y la acidez que neutraliza, estimulando y regenerando las células que tapizan la mucosa digestiva y revitalizándola.
Contraindicaciones:
Por vía interna puede producir estreñimiento (desbloquear con solución de cloruro de magnesio). Es recomendable no utilizar la arcilla por períodos prolongados, y si alternarlas con otras sustancias. Por ejemplo, para alteraciones intestinales producidas por amibiasis crónica, se puede alternar: 10 días de arcilla, 10 días de polen, 10 días de jarabe de mirtilo.


QUÉ ARCILLA EMPLEAR?

En el uso interno de la arcilla, más que las diferencias en la composición, el color y el aspecto, interesan sobre todo la posología y la duración del tratamiento.
Asimismo, en el uso externo, interesan la temperatura, el espesor de la cataplasma, el tiempo de aplicación y la duración del tratamiento.
En cuanto al tipo de arcilla:
Uso interno: todas las arcillas (verde, marrón, blanca) son antiinflamatorias y antiulcerosas, pero cuando se trata de una gastritis, una úlcera gástrica o duodenal, una colitis, la blanca es la más eficaz.
Las arcillas verde, marrón , blanca, tienen todas acción absorbente sobre los gases, toxinas, microorganismos patógenos, pero cuando hay que tratar un tumor, un cáncer del tubo digestivo, un eczema, una forunculosis, el acné, la artrosis, la arcilla verde será de mayor eficacia.
Uso externo: en el reumatismo crónico (artrosis) o en la descalcificación, osteoporosis, todas las arcillas colocadas en cataplasmas gruesas y calientes son igualmente eficaces, siendo la blanca la menos activa de todas.
Se recurrirá a la arcilla verde para utilizar la acción neutralizante y absorbente sobre las toxinas, microorganismos, células enfermas (tumores), úlceras varicosas, etc. .
No se debe dudar en utilizar la blanca si fuera la única disponible.


CÓMO PREPARAR LA ARCILLA ?

Uso interno:
Se debe utilizar la arcilla finamente pulverizada, sin arena o partes de arcilla mal triturada o poco pulverizada.
Se debe tener especial cuidado, en lo que se refiere al origen (libre de pesticidas, plaguicidas y arsénico, abundante este último en algunas regiones del país).
Procedimiento:
En un vaso con agua mineral, se vierte una cucharadita de café al ras de arcilla finamente pulverizada.
Homogeneizar la mezcla, revolviendo bastante. Puede tomarse.
Deben evitarse aguas cloradas, recipientes y utensilios metálicos o plásticos. Debe tomarse en ayunas, o bien lejos de las comidas.
No debe tomarse en casos de diverticulitis, o de estar ingiriendo parafina líquida.
En caso de mínima duda, el uso interno será indicado por el naturópata médico.
Uso externo:
También debe ser finamente pulverizada, conservada correctamente, evitando envases plásticos o metálicos. Utilizar agua sin cloro, o en su defecto agua mineral.
Procedimiento:
Se mezcla la cantidad necesaria, según la superficie a cubrir, como cataplasma.
Con espátula de madera, extender sobre un trozo de tela de algodón o de fibra natural, cubriendo una superficie un poco mayor a la enferma.
El grosor de la cataplasma, lo dará el tipo de enfermedad a tratar.
De esta manera está lista para colocar sobre la parte enferma, en el caso de partes pilosas, se interpondrá una gasa.
DURACIÓN DE LA CATAPLASMA Y RITMO DE COLOCACIÓN
Es sumamente variable, también dependiendo del cuadro. Puede ser de veinte minutos a doce horas.
Esto último en el caso de que se coloque toda la noche. Durante el día debe renovarse o quitarse cuando está seca.
ESPESOR DE LA CATAPLASMA
Varía según el caso, desde muy pocos milímetros hasta 6 ó 7 cm.
TEMPERATURA DE APLICACIÓN
En principio, es importante no olvidar las siguientes reglas:
Arcilla siempre caliente sobre:
Pulmones, hígado, riñones.
Los huesos, las articulaciones, la columna vertebral.
La única excepción para el empleo de cataplasmas gruesas frías, es la de los accesos congestivos e infecciosos en las articulaciones cuando hay rubor, calor y dolor.
Arcilla fría sobre:
Heridas y supuraciones crónicas.
Tumores y cánceres.
Traumatismos.
Infecciones.


ALGUNAS INDICACIONES DE LA ARCILLA
Separaremos las enfermedades en :
a)Agudas: golpes, torceduras, picaduras, infecciones, etc. .
b)Crónicas: aquellas que se han gestado durante un largo tiempo; várices, úlceras, reumatismos, descalcificación, tumores, etc. .
Hacemos esta diferenciación, porque en el caso de los problemas crónicos es de suma importancia incluir cambios en la alimentación y en los hábitos de vida. De lo contrario, no se deben esperar grandes resultados con el uso de la arcilla, aunque esto no es privativo de este enfoque de salud, sino de cualquiera.
También es importante saber que, en el caso de problemas crónicos, los tratamientos son mucho más extensos en tiempo que los agudos, que suelen ser de unos pocos días.
Se sugiere consultar con el naturópata médico para tratar problemas crónicos con arcilla, ya que puede haber agravamiento, tal cual como sucede con la homeopatía, y sólo el profesional es el que está en condiciones de evaluar tal agravamiento. (Por otra parte este agravamiento indica que el resultado del proceso curativo será excelente).
ALGUNOS PROBLEMAS CRÓNICOS QUE PUEDEN SER TRATADOS CON LA ARCILLA:
Artritis, gastritis, cirrosis hepática, hemorroides, obesidad, psoriasis, úlceras varicosas, várices, problemas hepáticos, alergias respiratorias diversas, dermatosis, amenorreas, descalcificaciones, tumores y otras enfermedades graves (casi ninguna queda afuera).
ALGUNOS PROBLEMAS AGUDOS QUE PUEDEN SER TRATADOS CON LA ARCILLA:
Fracturas, esguinces, torceduras, picaduras de insectos, reacciones alérgicas por agentes externos, forúnculos, etc. .


COMO POTENCIAR LA ACCIÓN CURATIVA DE LA ARCILLA

COMBINACIÓN CON ACEITES, HIERBAS, ETC.
Es bien conocido el efecto de las hierbas medicinales, el de los aceites esenciales, las tinturas, etc., en diversos problemas de salud.
Existe entonces una gran área de experimentación, en base a la combinación de la arcilla con todas estas sustancias, observándose una potenciación del efecto curativo.
Algunos ejemplos
Las várices y los derrames varicosos mejoran más rápidamente si al emplasto se le agrega tintura de Hammamelis y de Castaño de Indias. También puede usarse tintura de Hedera Hélix.
En el caso de las hemorroides, la cataplasma puede alternarse en su preparación, utilizando infusión de malva.
En el caso de irritaciones cutáneas, será muy útil utilizar la tintura de flores de caléndula, alternándola con cocimiento de las mismas flores. La caléndula tiene acción epitelizante.
Si se trata de celulitis, será de utilidad alternar emplastos de arcilla preparados con aceite de romero y enebro, alternándolos con emplastos a los que se les haya puesto tintura o cocimiento de centella asiática (Hydrocotyle asiática).
Para problemas de articulaciones, puede agregarse a la arcilla aceite de romero.
Para golpes, fracturas y esguinces, es excelente agregar tintura de árnica, combinando con infusión de árnica.
Una crisis hepática mejora rápidamente, si a la arcilla se le agrega una papilla de hojas de repollo crudas.
El propóleos potencia la acción cicatrizante del emplasto de arcilla en el caso de heridas sangrantes.


ARCILLA Y BELLEZA

En este ámbito, la arcilla es una importantísima herramienta de belleza y salud de la piel del rostro.
Es importante considerar la siguiente información:
Limpieza profunda y peeling muy suave:
Máscara de arcilla blanca, de aprox. ½ cm de espesor, a la que se le puede agregar (no es obligatorio) infusión de manzanilla. Dejar una hora. Lavar el rostro y colocar crema nutritiva.
Esta máscara sólo debe hacerse una vez por semana, para utilizar el poder abrasivo de la arcilla. Si la piel fuera gruesa, puede hacerse dos veces por semana.
Se consigue afinar la piel, favorece la renovación celular profunda y borra cicatrices.


Problemas de acné:
Colocar todas las noches una máscara muy fina de arcilla. Dejar media hora. Lavar y colocar primero una loción para el acné, y cuando seque colocar la crema nutritiva adecuada al tipo de piel.
Nutrición, revitalización:
Agregar a la mezcla de arcilla con agua, el ingrediente necesario, colocar en capa de 1 a 2 cm de espesor. Colocar dos algodones embebidos en infusión de té suave, o de hojas de eufhasia sobre los párpados cerrados, y relajarse una hora si es posible, colocar música relajante en el ambiente, apagar las luces, prender una varita de aromas para ambientes o vaporizar aceites esenciales, durante esa hora.
Ejemplos: máscara nutritiva: mezclar la arcilla con palta, yoghurt, aloe, yema de huevo, miel. Pueden usarse individualmente o combinando más de uno.
Máscara relajante: arcilla mezclada con infusión de tilo, de melisa, manzanilla, aloe, jugo de zanahoria.
Puede probar iluminar el salón en que se encuentre, con el color adecuado para el efecto que busca (por ejemplo relajante: azul).


OTROS BUENOS TÍTULOS PARA CONSULTAR

Robert Masson, "La arcilla y la salud" Edit Lidium.
Raymond Dextreit, "El poder curativo de la arcilla" Edit Ibis.
E. Chessi, B. Pozas Hermosilla, "La curación por la arcilla" Edit Editors S.A. .
Jorge Sintes, "Curación con la arcilla" Edit Sintes.
M. Embid, "Medicinas blandas" Edit Las mil y un ediciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada